¿Cómo pensamos? Actitudes para ser más feliz

Updated: Jul 23


Todo lo que hacemos y decimos procede de lo que pensamos. Si reflexionamos sobre cómo pensamos, nos daremos cuenta de que nuestras creencias modelan nuestra realidad.


Todas las decisiones que tomamos están consciente o inconscientemente atadas o condicionadas a nuestra forma de pensar.


Nuestras vidas están moldeadas por nuestros pensamientos desde la más tierna infancia hasta el día que termina nuestra vida. Reconocer el poder de la mente y su capacidad de cambiar nos permitirá revisar nuestras creencias y modificar las que nos alejen de ser más plenos y felices.


De la misma manera, al revisar nuestra manera de pensar podremos ayudar a nuestros niños a crear y modificar la suya en una dirección que les permita desarrollar su máximo potencial.


En el poder de la mente residen nuestras posibilidades. Igual que el atleta entrena su cuerpo, nosotros entrenamos la mente para cambiar nuestros patrones de conducta, editando esas creencias que a veces no sabemos ni cómo llegaron a nosotros.


En primer lugar, influye la cultura y la familia, cosas que escuchamos y que damos por ciertas.


Nuestras reacciones emocionales, muchas veces están guiadas por una compleja mezcla de creencias, actitudes y experiencias. Si reflexionamos detenidamente podemos reconocer que detrás de cada emoción existe un pensamiento previo, pero no siempre nos damos cuenta porque las cosas suceden con rapidez.


Si existiera una forma de pensar que te ayudara a ti y a tus hijos a ser más felices, ¿te gustaría conocerla?


El libro de las “Actitudes para una Vida con Sentido” de Alison Murdoch y Denkyl-Lee Olpershan, nos propone cuatro actitudes de pensamiento que podemos inculcar a nuestros niños y a nosotros mismos.


Humildad: Oportunidad de ver el mundo con asombro y reverencia, sintiéndonos parte de algo más grande que nosotros y con la capacidad de aprender de los demás.


Paciencia: Capacidad de ser flexible y fuerte ante las situaciones de la vida, controlar nuestras reacciones y saber esperar.


Satisfacción: Estado mental de calma interior que nos permite ser felices con lo que somos y tenemos hoy.


Alegría: Sensación maravillosa que experimentamos cuando observamos la belleza de las cosas y las personas.


Estas actitudes se pueden cultivar para que nuestra mente las utilice automáticamente, podamos ver el mundo desde otro ángulo y respondamos a la adversidad con mejores herramientas





55 views0 comments

Recent Posts

See All