Mindfulness: El arte de estar presente




Cuando presenciamos un atardecer o miramos una obra de arte que nos atrapa, nos volvemos presencia; nuestros sentidos se vuelcan a ese instante que nos atrapó y sólo estamos ahí... en ese momento, saboreándolo... sin tiempo ni espacio.


¿No es la vida un suceso de instantes que podemos capturar con nuestra presencia pura y preciada?


Estar plenamente consciente hoy en día es un verdadero arte.


Estamos inmersos de muchas maneras en nuestro entorno digital, los tiempos parecen corretearnos y la vida misma va pasando mientras nosotros nos ocupamos en algo más.


Tenemos muy pocos momentos de continuidad y calma.


La atención plena nos propone parar para poder conectarnos con lo que sucede mas allá de todos esos pensamientos que no tienen final. Parar para poder observar a esa mente revuelta y darle orden. Parar sobretodo, antes que la vida misma nos pare con algún accidente o alguna dificultad particular.


¿Qué pasa cuando paramos? En primer lugar detenemos al piloto automático del torbellino de la vida. Nuestra mente va de aquí para allá con súbitos y diversos pensamientos que desembocan también en sentimientos y estrés que no colaboran a nuestro bienestar.


La atención plena es una práctica milenaria que nos devuelve al presente. Nos trae al "aquí y ahora", con sólo percatarnos de nuestra respiración y haciéndonos conscientes de ella.


La atención a la respiración nos mostrará qué tipo de pensamientos hay dentro de nosotros en ese momento, las sensaciones de nuestro cuerpo y cómo nos sentimos.


La atención plena nos ayuda a comprender cómo funciona nuestra mente y la relación que existe entre nuestros pensamientos, sentimientos, y creencias.


Podemos comparar a nuestra mente como una montaña, firme y serena, y el estado del tiempo: el viento, el frío, la lluvia, las tormentas, son esos pensamientos que vienen y van. La montaña sigue estando ahí, armoniosa y fuerte sin cambiar su naturaleza.


Es un arte estar plenamente presente, pero es posible y no sólo posible, sino necesario para conocer más y más nuestra verdadera esencia.




31 views0 comments